14 mayo 2012

Domingo azul

Hace menos de 24 horas que tomé estas fotos de nuestro paseo de ayer, y resulta curioso que estoy disfrutando de ellas más que durante el paseo en sí.  Puedo apreciar más matices y colores, más simetrías.  Puedo incluso sentir la brisa que movía las plantas en los campos.


El viento movía el trigo en oleadas.  Guardamos silencio un momento y cerrando los ojos lo escuchábamos hablar.


Las plantaciones de colza inundan de amarillo el paisaje y se abren paso entre el trigo o la cebada.



Después de un buen rato llegamos por fin a nuestro destino: el acueducto.  Me encanta esta construcción.  Se inauguró en 1790 y hasta 1895 trajo agua hasta Pamplona.  Luego dejó de utilizarse porque llegaron nuevas formas de abastecimiento. 


El tren pasa por debajo de uno de los arcos.


Esto fue ayer, pero el sábado también hubo tiempo para salir a comer a un chino.


Misteriosamente aparecimos en un castillo custodiado por un dragón que nos quería como merienda.

 

Tuvimos que sortear las mil y una cadenas que cerraban los portones del castillo.


Atravesar un puente de lava.

 

Saltar el foso con la agilidad de un gato.


Cruzar a toda pastilla el bosque encantado con cuidado de no encontrarnos con el enano gruñón.



Una vez a salvo, tomar un buen trago de agua y reponer fuerzas.



 ¡Uffff! ya no estoy para estos trotes...

Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí. Me alegrará mucho que dejes un comentario, los leeré todos. Un beso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...