25 abril 2017

En Madrid


Casi dos semanas sin aparecer por aquí...  y lo mejor es que no tengo excusa.  Nuestra pequeña escapada a Madrid fue igual que otros años, nada reseñable, los mismos sitios, las mismas sensaciones, los mismos turistas caminando como zombies por las calles más populares, y yo sin muchas ganas de hacer fotos. Aún así os muestro algunas tomadas en la Plaza Mayor y alrededores.  El viernes lo dedicamos a hacer un par de visitas: una a la Estación fantasma de Chamberí, inaugurada en 1919 al estilo parisino y clausurada décadas después y convertida en museo.  La otra pretendía ser una visita al Museo Sorolla, pero la cola interminable de gente, nos hizo desistir.  Está claro que para estas cosas es preferible días menos concurridos.  El chico entró en La Mallorquina para comprar algo, pero había tal mogollón que no tuvimos paciencia para esperar.  


El sábado y el domingo visitamos el Parque Warner, y más de lo mismo, gente a patadas.  El chaval disfrutó a su aire en las atracciones más fuertes en las que había menos cola.  En las más populares, había hasta cincuenta minutos de espera...  Yo me animé y me monté con él en varias atracciones, aunque lo mío es estar con los pies en tierra firme, jajaaj.... 

El lunes visitamos a mi tía que el mes que viene cumplirá 95 años y después de comer volvimos a casa. Una vez aquí, ya sabéis, lavadoras, limpieza, jardín, etc... y todo ello con una tendinitis en el brazo izquierdo que me está fastidiando bastante.  La semana que viene voy al traumatólogo, a ver qué me dice.

Un abrazo amigas, gracias por pasaros a visitarme ♥♥

12 abril 2017

De viaje






Una entrada antes de ponerme a preparar la comida, para mostraros las últimas fotos de esta semana. Seguro que muchas os iréis unos días de vacaciones, nosotros así lo haremos, así que esta mañana después de terminar las labores de la casa, he ido preparando la ropa que llevaremos el chico y yo. Parece que hará calor, así que no faltarán camisetas de manga corta y algún par de sandalias. Hoy a la tarde vuelve de un campamento de tres días, lo que aquí se llama Semana Verde. Puse una última lavadora para tener todo listo, y en unos pantalones me encontré unos papelitos que se salvaron de acabar remojados.  ¿Qué es lo que significan? Ni idea, hija.

La semana pasada me fui con él a merendar el helado especial que toca cuando hay algún logro que celebrar, como en este caso, aprobar un par de asignaturas que había suspendido esta segunda evaluación, aunque lo ideal hubiera sido que planificase mejor sus exámenes para no suspender.  

Hemos tenido unos días maravillosos, con una luz increíble y ese calorcillo que ya nos va recordando que hay que hacer el cambio de armarios, aunque aquí el tiempo es bastante impredecible, así que no hay que bajar la guardia y tener siempre las mangas largas y chaquetas a mano.  

Di un fantástico paseo el domingo pasado, sola, a mi ritmo, disfrutando de cada una de las flores que veía, y del pequeño río artificial que corre entre arces japoneses y piedras redondeadas. Por no hablar del estallido de flores rosas de lo que creo que son cerezos en flor (corregidme si me equivoco). Y avanzada la tarde, el chico sí que se unió a mí, cuando le propuse una merienda cena en un bar del pueblo, para acabar bien el finde.  

Bueno amigas, os deseo que paséis unos días de Semana Santa magníficos, tanto si salís fuera como si no. Mi objetivo será disfrutar cada momento, absorber la luz y los colores que me rodeen, darme más de un gustazo con la comida, pasar buenos momentos en familia e intentar hacer alguna foto que otra.  

Nos vemos a la vuelta, Madrid nos esperaaaaaaaa........

03 abril 2017

Explosión de color





Pasan las semanas y parece que no he hecho nada especial, pero miro mis fotografías y me doy cuenta de todas las cosas maravillosas que me rodean y en las que no suelo reparar inmediatamente.  Esto es algo que me lleva ocurriendo desde la primera entrada que hice en el blog hace casi cinco años.  En estas dos semanas el color ha explotado en los jardines, en las frutas, en mi puré de calabaza y zanahoria, en el jardín con los tallos frescos y verdes que despuntan en las hiedras y en otras plantas.  También en las velas de mi tarta de cumpleaños, con ese ocho gigante que me ha caído como una losa, jajajaj.... (ocasión que me ha servido para añadir un nuevo tapón de corcho de un Rioja que añadí a mi colección). El calor que ha estado haciendo semanas atrás, provocó que las larvas de carcoma abriesen nuevos agujeros en el arcón que perteneció a mis padres y al que tanto cariño tengo. Así que tuve que ponerme manos a la obra y aplicarle un producto especial agujero por agujero.  Para ello lo bajé al garaje y tuve la suerte de que el tiempo cambió, empezó a hacer frío y eso es algo que ayuda a acabar con ellas.  Reconozco que estos años he bajado la guardia con ese arcón, y probablemente el año pasado ya comenzaron a reproducirse a sus anchas. Espero haber acabado con ellas.

Bueno amigas, gracias por pasaros por aquí.
Un abrazo ♥♥

x x x x x x x x x x x x x x x x x x

P.D. He publicado el collage del mes de marzo.  Espero que os guste.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...